Los memes y las campañas políticas

El día de hoy me encontraba viendo las secuelas de los memes del debate político, que se realizó hace algunos días y me sorprendía de la inventiva y rapidez con que se habían generado (yo creo que todos admiramos eso de los “memeros”) pero lo que me sorprendía más es como se han ido estilizando y se han vuelto parte fundamental de la conversación política y social (en la que un meme o los contenidos de la red tienen bastante peso argumental y se consideran como una opinión válida).

Justo cuando admiraba el crecimiento del Internet y el rumbo que habían tomado las RRSS en todos los ámbitos, me topé con una publicación en Facebook de el medio de comunicación ASCO  que para quien desconozca es un medio que se encarga de comunicar de una manera informal con el uso de analogías -frecuentemente- obscenas lo temas de peso social del momento o situaciones de importancia para el entorno de las redes sociales como el marketing y en este caso política.

Dicha publicación que por si misma adoptaba una postura sobre la política en la red y utilizaba como actor principal al Pirata de Culiacán filosofando sobre como los memes son ahora tomados como una verdad absoluta por un público que no cuestiona y lo peligroso que es que los expertos se hayan dado cuenta de esto.

Si no has estado enterrado debajo de una piedra durante 30 años es probable que entiendas perfectamente que un meme busca ser viral y que muchas veces estos propagan ideas. Si son lo suficientemente buenos o si llegan a ser terriblemente malos que te hacen reaccionar, se volverán plantillas, tendrán literalmente su día de fama y luego serán olvidados en la historia del Internet. No sin antes haber causado varios impactos en el público y haberle comunicado algo.

Ahora que se ha comprobado la influencia de las redes sociales en las elecciones, la estrategia política está orientada principalmente a la red y no digo que se hayan olvidado de las RRPP´s o que hayan erradicado toda esa contaminación visual por la que se caracterizan las campañas políticas sino que ahora todo está formulado para ejecutarse offline y posteriormente terminar en la red.

Además de los memes no se escapa ninguna figura pública tenga o no tenga un perfil público en alguna red social. Por eso podemos encontrar a muchos políticos haciendo memes de sí mismos y sus contrincantes a conveniencia.



Y es verdad, político que no está por lo menos en Facebook, no monitorea su percepción y sobretodo no lleva a cabo acciones que le hagan ganar puntos con la audiencia, está dejando un flanco totalmente expuesto. Pero más allá de la política y los memes, un candidato a la presidencia del país que no tiene redes sociales está cerrando vínculos de comunicación efectivos con la población y habla mucho de su interés con beneficiarles.

En una nota de Rubén Aguilar Animal Político se mencionaba que el 63 % de la población en México es internauta, según datos que da a conocer la Asociación de Internet en el XIII Estudio sobre los Hábitos de los Internautas en México, que corresponde a 2017 y de esta cantidad solo el 37 % no tendría acceso a la red social donde los políticos y sus gobiernos trasmiten su información o mensajes.

También un ensayo de Eva María Suárez Tello publicado en la Revista Mexicana de Comunicación hacía mención de que “6 de 10 entrevistados afirma que el Internet es un excelente medio de integración y casi 6 de cada 10 entrevistados, consideran que Internet los acerca a los procesos democráticos en México. La primera fuente de búsqueda de información relacionada con el ámbito político son las redes sociales con un 92% de recurrencia, seguidas de los sitios de noticias (79%), los buscadores (74%) y en menor medida los vídeos, blogs, foros y la publicidad en línea”, según los datos que también brindó la Asociación de Internet en México en 2017.

La forma más sencilla de obtener la información de un candidato para los votantes después de aquello que le comparten en sus redes, siempre va a ser una simple búsqueda online y esto va desde notas periodísticas serias y las ahora llamadas fake news. No podemos asegurar cuantos votantes realmente hay entre los porcentajes pero lo que si podemos asegurar es que la conversación que se genera en la red se vuelve parte de la cultura general de algunos votantes que se encargan de llevarla fuera de la red. ¿Es sano para nuestras campañas relegar las redes? La respuesta es un rotundo NO.

Cuéntame tu opinión y si te gusta mi contenido suscríbete a mi blog al final de esta página.




Fuentes

http://www.redalyc.org/pdf/3537/353751820003.pdfhttps://

www.animalpolitico.com/blogueros-lo-que-quiso-decir/2017/08/08/redes-sociales-politica/

 http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2018/02/01/redes-sociales-y-electores-en-internet/

Deja un comentario