El duelo y las redes sociales.

Saffie Rose Roussos, tenía 8 años, estaba disfrutando de un concierto de Ariana Grande y probablemente era uno de los días más felices de su vida. Al terminar el concierto, Saffie es ahora uno de los rostros de  la tragedia más grande ocurrida en Manchester en un concierto.

22 víctimas, la mayoría de ellas menores de edad, entre los más pequeños ella es de las pocas que han sido identificadas y su historia ahora ha recorrido el mundo en segundos gracias a las redes sociales, los blogs, páginas de entretenimiento, etc.

Asientos del Manchester Arena, el estadio donde ocurrió el atentado.

Múltiples personas han expresado sus condolencias, compartido noticias y de pronto la muerte se ha vuelto un tema del que todo mundo habla naturalmente, con dolor pero sin tabús. Yo personalmente me considero fan de Ariana Grande y esta noticia nos ha afectado a muchos.

Muchas veces no nos detenemos a pensar hasta que nos topamos con la realidad de frente y con respecto a la muerte y el duelo, la facilidad con la que viajan las noticias puede volver la carga insoportable y un constante recordatorio de lo ocurrido para los allegados a las personas afectadas.




Aunque muchas veces también puede ofrecernos oportunidades que antes no se nos presentaban, por ejemplo, la de mostrar apoyo ante situaciones oscuras  y promover acciones que impulsen justicia. Sin embargo, el fenómeno que quiero tocar a partir de esta noticia tan lamentable es el de la socialización del duelo. 

¿Qué significa la socialización del duelo y por qué es tan importante?

Este es uno de los pasos más importantes en el duelo, es el momento en el que los seres queridos se reúnen y cuentan sus experiencias. Este paso ayuda a reforzar la idea de que un individuo no se encuentra solo en su dolor, apoya  la idea de que todos los sentimientos son válidos y que se puede aprender a vivir sin la persona pero con un recuerdo saludable de ella.

¿Alguna vez te has preguntado qué papel tienen las redes sociales en el duelo de las personas?

Siguiendo esa lógica, las redes sociales se han convertido en el medio idóneo para la expresión de emociones y sentimientos. Impulsados por frases como “¿Qué estás pensando?” y retroalimentados por tus contactos que suelen (o deberían ser) personas que nos conocen bien y comparten el dolor.

De pronto se abre la posibilidad de obtener palabras de aliento sin importar las distancias ni el momento en el que son necesarias y así de abruptamente también se derriba la idea de que hablar de la muerte está prohibido, sobretodo entre las personas jóvenes quienes ahora culturalmente pueden verbalizar lo que están sintiendo y con esto construyen relaciones más sanas a futuro con lazos de comunicación más estrechos.

Algunas celebridades como Demi Lovato, Bruno Mars, Ellie Goulding, Cher, entre otros han expresado su pésame porque si bien, una muerte no es algo de lo que se deba sacar provecho (y es que nadie lo hace con esa intención), la verdad es que mostrar tu apoyo a los seguidores de los afectados siempre es agradecido.

 

Con esto logran acoger  y acompañar a una comunidad de seguidores que bien pudiera ser la suya porque es una situación  de la que ningún artista, padre de familia o a cualquier ser humano  está exento.

Cada Hashtag y cada mención es una persona que piensa y siente expresándose.

Y de eso se trata, de humanizar las redes para no volvernos de cartón porque muchas veces, nos pintan  el lado malo de Internet donde las causas y las expresiones no valen nada pero detrás de cada palabra escrita alguna vez, hay personas que sienten y que buscan quien sienta lo mismo.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba